Seleccionar página

Gente que baila

Sin Abril y Marina no habría sido tan fácil. Bueno, y no es que lo haya sido, pero ni siquiera lo habría dicho. No, sin ellas no sé si me habría atrevido. Quizá hubiera esperado. No sé. A salir del instituto. A empezar la universidad (o lo que sea que vaya a hacer en el futuro, que tampoco lo sé). Habría apretado los labios y me habría callado mi verdad, porque aunque no sea fácil ser gay sin decirlo, siempre parece menos difícil que serlo a plena luz del día…

Así me veo, como si siempre fuera de día, como si llevara un foco incorporado y todo el mundo pudiera verme. Supongo que se me pasará, pero es imposible verse vulnerable (sí, creo que esa es la palabra, vulnerable) cuando lees que que han agredido a un grupo de jóvenes solo por ser gays (lo he leído aquí).  Y ha sido cerca de donde yo vivo, en Alcalá de Henares, en pleno 2015, que digo yo que estas cosas no deberían pasar en 2015, pero suceden, y la gente sufre por ser como es. Por ser quien es. Porque hay gente a la que le molesta que los demás sean. Y se quieran. Y se deseen.

Al parecer todo sucedió en un bar, con un grupo de gente que bailaba. Es peligroso bailar. Se rozan los cuerpos. Y las miradas. Nos rozamos con otras personas y así nos comunicamos con ellas de verdad. Sin whatsapps ni pantallas de esas que usamos para decir cosas a todas horas. Cuando bailas no hay pantalla que valga, eres tú, tu mirada y tu cuerpo. Por eso les atacaron. Así de triste. Y de absurdo. Y  de incomprensible.

Un grupo de animales. Unos salvajes –neonazis, dice la noticia−se lanzaron sobre ellos para que dejaran de bailar. Y yo no sé qué pasará con todo eso, ni qué castigo recibirán, pero sé que es injusto que tenga que sentirme vulnerable porque exista gente como ellos. Lo bueno es que sé que esos imbéciles son minoría, por eso sienten tanta rabia, porque la mayoría no somos así. La mayoría –eso quiero creer−somos gente que baila. Eso es, solo gente que baila.

COMPARTIR

Web desarrollada por

logo_loqueleo_2016

El nuevo proyecto de literatura infantil y juvenil de Santillana

 

La música de Los nombres del fuego

Los nombres del fuego

Fernando J. López

El libro
Un proyecto de Loqueleo  |  © Editorial Santillana 2016

PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies CERRAR